KIT SOLAR FOTOVOLTAICO

KIT SOLAR, EL PASO HACIA EL AUTOCONSUMO EFICIENTE

La energía eléctrica es, sin duda, uno de los mayores inventos de nuestra época moderna. Además, es el servicio que más usamos en nuestro día a día, directa o indirectamente, puesto que todos los electrodomésticos, luz y otros objetos como el router de nuestro wifi o las baterías para cargar nuestro teléfono móvil necesitan de la electricidad. Por desgracia, la electricidad nos ha creado una enorme necesidad, la cual es aprovechada por las grandes compañías eléctricas. Éstas aumentan el precio por su uso, lo que al final de mes incrementa el pago en la factura. También es destacable el enorme impacto medioambiental que suponen todas estas empresas en la naturaleza y nuestro entorno. Hasta hoy.

En los últimos años, se ha ido popularizando el uso de los denominados kits solares, kits fotovoltaicos o kits de autoconsumo. Se trata de una revolución energética que cada vez más hogares, comunidades y particulares están implantando en sus hogares. Además del ahorro que supone en la factura de la luz, con el uso de estos kits solares estamos dando un paso más hacia un mundo verde, sostenible y con energía limpia, renovable y respetuosa con el medio ambiente.

Los paneles solares que vayamos a instalar solamente toman la energía procedente del sol, transformándola y almacenándola, lista para nuestro uso y disfrute, sin que tengamos que depender de las compañías eléctricas. Esto es lo que llamamos autoconsumo, y es lo que va a suponer un cambio en nuestras vidas, llenándolas de confort y seguridad.

El mercado ofrece actualmente una amplia variedad de kits solares, desde los más pequeños para suplir necesidades básicas, a grandes instalaciones en nuestra vivienda. También se han popularizado las placas solares para autocaravanas e incluso para limpiar y cuidar nuestra piscina. Todo ello para que el autoconsumo sea máximo y nos tengamos que preocupar lo menos posible.

En este artículo vamos a conocer todas las ventajas, retos y tipos de kits solares que existen para que puedas elegir el que mejor se adapte a tus necesidades personales y no tengas que pagar más, aunque a la larga, siempre vas a acabar ganando. Vamos a dar un paso hacia un mundo más sostenible y hacia una vida de autoconsumo explicando, primero, todo lo que debes saber sobre estos kits solares.

¿QUÉ SON LOS KITS SOLARES? FUNCIONAMIENTO Y COMPOSICIÓN

También conocido como kit de autoconsumo, es un dispositivo electrónico que nos permitirá autoabastecernos de energía solar que, posteriormente, podremos almacenar y utilizar en nuestro hogar. Como iremos viendo más adelante, nuestra primera residencia no es la única que podrá disfrutar de esta energía renovable y autogestionada, sino también nuestras casas en el campo, autocaravanas o piscinas.

Como podemos observar, existen multitud de aplicaciones para estos kits solares en función del uso que le vayamos a dar, del rendimiento que le queramos sacar y de dónde lo instalemos. Para cada caso en concreto hay un kit solar adecuado, como veremos más adelante.

A pesar de todos los tipos diferentes de kits solares, todos ellos tienen determinados denominadores en común. Uno de ellos es su funcionamiento, ya que en todos es exactamente igual puesto que todos están compuestos por los mismos elementos.

Los paneles solares son el primer y principal componente. Estos paneles o placas solares están compuestos por cientos de los denominados “módulos fotovoltaicos” y son los encargados de recibir la energía procedente del sol y de “crear” a partir de ella la corriente eléctrica continua.

Dependiendo del tamaño de estas placas solares, el número de módulos será mayor y, por consiguiente, la cantidad de energía. Es por ello que existen diferentes tipos de paneles, no solo por su finalidad, sino por esa cantidad de módulos o células. Antes de comprar uno, debemos asegurarnos de que la cantidad de energía que nuestra vivienda pueda soportar y los paneles solares sean compatibles.

En resumidas cuentas, si nuestro consumo va a ser relativamente bajo, es más recomendable adquirir un kit solar cuyos paneles generen menos energía. Por el contrario, si nuestro consumo va a ser elevado, las placas solares deberán ser aquellos con mayor número de células.

El regulador de carga solar es el siguiente elemento indispensable. Entre sus muchas funciones, la más importante y que vamos a destacar es que se encarga de controlar y distribuir a dónde va la corriente alterna generada por el panel solar: directamente al hogar para su uso directo o a la batería solar, como veremos a continuación.

Dentro de este grupo, destacan dos modelos de reguladores de carga: los PWM y los MPPT. Siguiendo el ejemplo anterior, para un hogar con un consumo bajo, el primer tipo es el más aconsejable. Y, a su vez, usaremos los reguladores MPPT para aquellos casos en los que queramos realizar un autoconsumo bastante elevado. .

Las baterías solares son el único elemento que puede ser opcional para determinados tipos de kits solares, como para los hogares que no dependen de la red eléctrica o autocaravanas. Como su propio nombre indica, se encarga de almacenar la energía que no se vaya a consumir, para su posterior uso siempre que queramos. Se trata de nuestra propia reserva de energía eléctrica.

Independientemente de sus materiales de fabricación y otra serie de características, cuando compremos e instalemos una batería solar debemos utilizarla hasta el final de su vida útil o reemplazarla por otra. Mientras que se puede ampliar el número de paneles solares, la reserva de energía no, y manipular este dispositivo puede resultar peligroso.

El inversor de baterías es el último de los componentes indispensables en cualquier kit solar. Como ya hemos visto más arriba, los paneles solares producen corriente continua, pero la mayoría de los electrodomésticos de nuestra casa y demás elementos que funcionan con electricidad, requieren corriente alterna. La función del inversor es sencilla: transforma la corriente continua en corriente alterna, lista para nuestro consumo y disfrute.

Al igual que en los elementos anteriores, a la hora de escoger un inversor de baterías hay que tener en cuenta ciertos criterios, como el tipo de instalación que tengamos o el regulador. Solamente es destacable la eficiencia del modelo que vayamos a adquirir, es decir, la capacidad de energía que es capaz de convertir del total que recibe, ya que en el proceso de conversión es normal que se pierda un poco de esa energía. Los dispositivos Huawei son bastante destacables en el mercado, con una ganancia del 98’6% del total.

Así pues, ya sabemos qué son los kits solares, su funcionamiento y composición. A falta de conocer todos sus tipos, vamos a ver rápidamente las ventajas que supone instalar uno de estos dispositivos en nuestro hogar, como puede ser el autoconsumo.

VENTAJAS DE INSTALAR UN KIT SOLAR

Cada día, cientos de personas adquieren un kit solar para su hogar. La mayoría se dan de baja de su compañía de red eléctrica, ya que solamente con los paneles solares y la energía que crean y acumulan, pueden vivir tranquilamente. Aunque no es del todo aconsejable darse de baja, vamos a explicar todas las ventajas que supone instalar un kit solar en nuestra casa.

La principal de todas es el autoconsumo. Supone un ahorro inmediato en nuestra factura de la luz, ya que vamos a disponer y gestionar grandes cantidades de energía de forma directa, sin ningún intermediario. También vamos a tener la posibilidad de almacenar esa energía para futuros usos, lo que supone más ahorro.

Además, podemos utilizar lo que se conoce como autoconsumo con excedentes, es decir, podemos vender esa energía acumulada en la batería a la red eléctrica, percibiendo una serie de beneficios económicos. Esto dependerá de la ley vigente de nuestro lugar de residencia, por lo que antes de nada debemos consultarlo para no incurrir en ningún tipo de delito.

Supone una inversión rentable, sobre todo a largo plazo. Sí es verdad que un kit solar no es un elemento que podríamos considerar barato. Se trata de una inversión. A partir de los tres primeros años ya habrás amortizado con creces su instalación, incluso antes. A partir de ese momento, no tendrás más que ganancias mes a mes. Nos ayudará, por ejemplo, en el ahorro de baterías, generadores o combustible que antes permitía el funcionamiento de bombas de riego o depuradoras de piscinas.

Es respetuoso con el medio ambiente. Esta tecnología de autoconsumo energético a través de energía renovable no emite sustancias nocivas al medioambiente, garantizando energía solar limpia para todos y evitando la emisión de toneladas de CO2 a la atmósfera. Solamente tenemos un planeta y está en nuestra mano cuidarlo, para nosotros y para las futuras generaciones.

Es muy fácil de usar. No requiere tener conocimientos de electricidad o ingeniería para instalarlo o para hacerlo funcionar y disfrutar de su uso. Aun así, es recomendable que la instalación sea hecha y asegurada por un profesional del sector que nos aconseje el lugar idóneo y nos garantice los mejores materiales. Una vez instalado, no te tienes que preocupar por nada ya que todo el sistema funciona simultanea e ininterrumpidamente.

Tampoco debes preocuparte por su mantenimiento, puesto que apenas requiere que hagas nada. Únicamente debes asegurarte de que las placas solares siguen en su sitio, de que estén limpias y de que reciban plenamente la luz del Sol. Por lo demás, tu única tarea será disfrutar de la comodidad que supone tener un kit solar.

Por último, debes saber su vida útil es muy larga, llegando a los 30 años funcionales y que tanto su disposición como sus materiales están preparados para soportar cualquier tipo de situación meteorológica adversa.

Es por ello que la instalación de kits solares en las casas vacacionales o en el campo se están volviendo muy comunes. No requieren un cuidado continuo, van a aguantar mientras tú no estés y pueden recibir energía incluso en puntos donde los tendidos eléctricos convencionales son incapaces de llegar.

REQUISITOS PREVIOS A LA INSTALACIÓN DEL KIT SOLAR

Aunque todo va a resultar en una gran ventaja que nos lleve hacia el autoconsumo, previamente a su compra debemos de tener en cuenta una serie de recomendaciones para que nuestra elección sea la óptima, para así no gastar espacio y dinero innecesariamente.

Lo primero que debemos establecer es para qué quiero el kit solar, su función. Es importante que sepamos de antemano si lo vamos a querer para nuestra caravana, para nuestra vivienda principal, para nuestra casa del campo, para ayudarnos con el mantenimiento de la piscina, para un huerto, para nuestro negocio, solamente para los electrodomésticos, etc. Dependiendo de la función final, su tamaño variará mucho, así como su instalación, capacidad o voltaje, además del precio final del producto.  

Una vez que lo tengamos aclarado, debemos determinar dónde lo instalaremos. Para una caravana es fácil: siempre va a ir colocada en el techo. Pero para aquellas que instalemos en nuestros hogares y donde nos beneficiemos más del autoconsumo, su localización será determinante para su correcto funcionamiento. Debe recibir la luz directamente, por lo que evitaremos las sombras o sino su capacidad se reducirá considerablemente. Además, es recomendable que se instalen con una inclinación de 30º para aprovecharlo al máximo.

Tener en cuenta la meteorología de la zona también es importante, ya que si estamos en una zona donde no haya mucho Sol o abunden las lluvias y las nubes, será contraproducente.

En este punto hay que considerar el factor estético, ya que su instalación no puede alterar la fachada de nuestro edificio o de la zona donde nos encontremos, como un campo. Debemos tener en cuenta la legislación para evitar problemas o instalarlo en otro lugar.

Por último, en relación al kit solar en sí, debemos tener cuidado con los materiales de elaboración y sus elementos. Para los paneles solares, el silicio es lo más usado actualmente por la calidad de sus características. En cuanto a las baterías, si tu instalación las requiere, debemos fijarnos en la capacidad de almacenaje y su ciclo de vida para sacar el máximo partido. Para finalizar, debes comprobar que tengas todos los cables necesarios para la conexión de todo el circuito, tanto de cantidad como de grosor de los mismos, así como los enchufes y salidas de corriente correctos. A esto es lo que llamaremos un kit solar completo.

TODOS LOS TIPOS DE KITS SOLARES

Para finalizar el artículo, vamos a conocer todos los tipos de kits solares que nos podemos encontrar en el mercado. Todos ellos, como ya hemos visto, están compuestos por los mismos materiales y cuentan con todos los elementos básicos, a excepción de alguno que no requiere la batería.

Hay que tener en cuenta que dentro de cada tipo de los que vamos a ver a continuación, podemos encontrar modelos de diferentes tamaños y capacidades. No debemos asociar una función concreta a un tamaño específico. Una vez sepamos cuál queremos y para qué lo queremos, solamente tendremos que decidir la capacidad del mismo que más se ajuste a nuestras necesidades.

Kit solar para una vivienda aislada.

Son recomendados para instalaciones donde la red de electricidad se encuentre fuera de su alcance o para quienes no quieran depender de ella. Por ello, estos kits solares son los que deben contar en su equipo con una batería donde almacenar esa energía que no esté siendo utilizada y que podamos emplear en cualquier momento.

La variedad de kits solares para este tipo de instalaciones es muy variada, como ya hemos visto, en función cuánta energía vayamos a necesitar, el número de paneles, etc. Si queremos más potencia, podemos o bien ampliar las células o instalar un kit solar de conexión trifásica.

Kit solar para una vivienda conectada a red.

A diferencia de los anteriores, éstos son compatibles con la red eléctrica. Así que, como se puede deducir, la instalación de una batería solar no es necesaria; es más, es considerado delito cargar baterías desde la misma red eléctrica.

Aun así, siempre vamos a acabar ahorrando en la factura mensual por reducir la dependencia continua de la compañía de la luz, fomentando el autoconsumo a través de la energía solar.

Nos permitirán autoconsumir nuestra propia energía durante el día, así como vender nuestros excedentes gracias a estar conectados a la red eléctrica. Son el formato más vendido y está recomendado para todo tipo de viviendas, sobre todo en los hogares de las grandes ciudades.

Placas solares para una caravana.

Las placas solares para una autocaravana nos permiten obtener energía gratuita sin necesidad de tener conectada la autocaravana o el motor encendido, lo que supone un ahorro enorme tanto en gasolina como para la propia batería del coche. Este tipo de kits se instalan en el techo y gracias a las baterías nos permitirán utilizar todos los aparatos eléctricos de nuestra caravana independientemente de donde estacionemos. Este tipo de kits solares suelen ser policristalinos, lo que las hace más resistentes a las grandes velocidades del vehículo y a las variables temperaturas del viaje.  

De la mano de los kits solares para caravanas, se encuentran también aquellos para uso de campings. De la misma manera que los anteriores, los kits solares para camping pueden ser enrollables, flexibles y portátiles, todo ello para que nuestra comodidad sea máxima y no tengamos que depender de los enchufes. Estos kits se transportan dentro de la autocaravana y son útiles sobre todo cuando no podemos acceder a puntos de luz. Cuentan con largos cables y placas solares resistentes para que se puedan transportar cómodamente y podamos usar todos los electrodomésticos de nuestra autocaravana aun estando a distancia de ella, o para no sobrecargar la ya instalada en la parte superior.

Kit solar para casa de campo.

Si esta vivienda es de uso ocasional, puede resultar interesante la instalación de baterías que nos permitan acumular la energía que no consumimos cuando no estamos. Otra ventaja, como vimos más arriba, es que permite tener electricidad incluso en zonas de difícil acceso en el campo o en la montaña.

Este tipo de kit solar suele ser, en su mayoría, independiente de la red eléctrica por su difícil acceso y porque no es usada durante largos periodos de tiempo. De esta manera, el dispositivo deberá contar con una batería solar donde toda esa energía se vaya almacenando hasta que le demos uso. Además, como veremos a continuación, podemos dirigir esa electricidad hacia otros elementos comunes en las casas de campo, como piscinas o bombas de riego. De esta manera, seguimos minimizando el gasto y aumentando el autoconsumo eficiente y respetuoso con el medio ambiente.

Dentro de este grupo, destacan los kits solares de la marca Hispanus, especialistas en kits solares de autoconsumo para casas en el campo y para campings.

Kit solar para bombeo directo o riego solar.

Son menos comunes y poco conocidos, ya que su uso se limita a estanques, piscinas o aplicaciones para el riego de campos de cultivo y jardines.

Su funcionamiento es, al igual que los demás kits solares, muy sencillo y similar: a través de los paneles solares, se genera corriente eléctrica que se transmite, en lugar de a los electrodomésticos del hogar o caravana, a una bomba de agua. Este proceso se solía hacer a través de generadores o gasolina, lo que supone un alivio importante de dinero. Al igual que sus compañeros, los kits solares de bombeo tampoco requieren un mantenimiento especial y su instalación es muy sencilla.

Kits solares para la depuradora de una piscina.

Para concluir el artículo, vamos a hablar de estos kits solares que nos van a ayudar en la limpieza de nuestra piscina, sobre todo de aquellas industriales y de grandes dimensiones.

Su funcionamiento es similar a los kits solares de bombeo de agua, solo que la energía va dirigida hacia nuestra depuradora de piscina. Con la electricidad generada, este dispositivo de limpieza funcionará automáticamente sin depender de baterías externas, gasolina o nuestro propio esfuerzo.

Además, si nuestra vivienda ya contaba previamente con un kit solar de autoconsumo, no será necesario comprar uno nuevo para esta única función o para bombear agua. La propia instalación de la casa distribuirá la energía hacia estos elementos por sí sola.